martes

INES DE SUAREZ (1507-1580) UNA ESPAÑOLA ENTRE MAPUCHES

EL PERSONAJE: Once de septiembre de 1541, Santiago del Nuevo Extremo, Inés de Suárez, que tiene la espada en alto, la descarga sobre uno de los siete líderes indios retenidos cortándole la cabeza.
Su intención es lograr detener el ataque de miles de indios mapuches que rodean la ciudad.
¿Cómo una excelente cocinera y costurera pudo llegar a tomar esa decisión?
Pues, aunque parezca imposible, la historia empieza con una mujer enamorada que partió para el Nuevo Mundo en busca de su aventurero marido don Juan de Málaga. Recorrer medio continente sólo le sirvió para descubrir que había muerto. Pero acabó encontrando al verdadero amor de su vida, Pedro de Valdivia, al que acompañó a la conquista de Chile.

BIOGRAFÍA: Inés de Suárez nació en 1507 en Plasencia (España). Su madre la educó cristianamente y le enseñó a cocinar, a coser y a bordar.
Juan de Málaga, un joven vividor y seductor consiguió enamorarla y casarse con ella en 1526. Un buen día, Juan decidió embarcarse para América en busca de fortuna y desapareció con los ahorros de Inés sin decir palabra.
Después de muchos meses, la desesperada esposa recibió una carta de su marido explicando que estaba en Venezuela y que esperaba hacerse rico.
Inés tomó entonces la decisión de ir en su busca para lo que tuvo que dedicarse a cocinar y vender repostería, pasteles y empanadas, así como conseguir el permiso de las autoridades para viajar. En 1537, acompañada por Constanza, una novicia de 15 años, embarcaron con destino a Venezuela. De Maracaibo siguió el rastro de su marido a Panamá. En este momento ya viajaba sola puesto que Constanza se había enamorado de un joven poeta. Enterándose de que su esposo estaba en Lima, se dirigió a esta ciudad para descubrir que su esposo había muerto luchando en la Batalla de las Salinas, el 6 de abril de 1538
Francisco de Pizarro recompensó a la viuda con una casa donde comenzó de nuevo a trabajar como cocinera y costurera. Ese mismo año conoció al maestro de campo de Pizarro, Pedro de Valdivia, enamorándose ambos inmediatamente.
En noviembre de 1539, Inés consiguió el permiso para acompañar a Pedro de Valdivia a la conquista de Chile, en calidad de "asistente doméstica", para no tener problemas con la Iglesia.
En diciembre de 1540 llegaron al valle del río Mapocho, donde fundaron un asentamiento que se llamaría Santiago del Nuevo Extremo (12 de febrero de 1540), no sin antes enfrentarse a los indios mapuches comandados por Michimalonko.
El 10 de septiembre de 1541, encontrándose Valdivia fuera de la ciudad, ésta fue atacada por miles de mapuches con la intención de liberar a los 7 caciques que los españoles tenían prisioneros. Los combatientes indígenas consiguieron rechazar a los jinetes españoles y empezaron a incendiar la ciudad por medio de flechas.
En ese momento los españoles dudaban si liberar a los prisioneros.
Inés se opuso y afirmó que, cortándoles las cabezas y tirándolas a los atacantes, acabaría el asedio. Ella misma cortó la primera cabeza y después, guarnecida por una cota de malla, luchó junto a los soldados. Su hazaña sería admirada por el mismo Pedro.
En 1548 Pedro de Valdivia fue reconocido como Gobernador del Reino de Chile, pero se le exigía abandonar su unión con Inés y casarla con un hidalgo español.
Pedro escogió a su amigo, el capitán Rodrigo de Quiroga. Inés de Suárez aceptó la decisión con resignación, viviendo el resto de su vida con su nuevo marido. La muerte le llegó en 1580, con 73 años de edad.
Fotos nº 1, 2, 3, 4: Dominio público (Wikimedia Commons)
Foto nº 5: Cortesía publimetro
Imágenes de la CAUferencia: Mujeres entre la Guerra y la Paz 

No hay comentarios: